Compartir

El pelo rizado, por lo general, es un tipo de pelo más quebradizo, sobre todo a la hora de peinarlo. Al contrario que el cabello liso, el cabello rizado no está en contacto directo con el cuero cabelludo y por lo tanto, tiene menos contacto con las glándulas sebáceas y sus propiedades suavizantes. Es por ello, que a la hora de peinar nuestros rizos, debemos tener un cuidado especial para no dañarlo.

Utilizar un peine inadecuado en nuestra melena rizada puede deshacer el rizo y encrespar nuestro pelo, provocando además, roturas en las fibras del cabello. Sin embargo, ya sea, rizado, ondulado o liso, es necesario peinarlo y desenredarlo, para ello te proponemos 5 tips para peinar tus rizos sin dañarlos.

1. Desenreda tu pelo en la ducha mientras lo tienes mojado, y hazlo con un peine de púas largas. No sólo mantendrás su elasticidad sino que también evitarás mojar todo el baño.

2. Antes, en la misma ducha y tras lavarlo, aplica con los dedos una mascarilla específica para cabello rizado, desde la raíz a las puntas. Desenreda tu cabello con los dedos mientras dejas actuar unos minutos el producto. Es frecuente los casos en los que se tiene el pelo rizado seco, pero el cuero cabelludo graso, si es tu caso, deberás utilizar un producto para cabellos grasos en la raíz y aplicar el resto de productos desde la mitad de la melena a las puntas.

peinar-rizos

3. La forma correcta de secar el pelo, es recogiéndolo con una toalla de microfibras en un turbante para que absorba la humedad.

4. Una vez desenredado y aún húmedo, aplica mascarilla sin aclarado o gel para peinar.

5. Si puedes déjalo secar al aire y sino usa un secador con difusor dejando distancia para que el pelo no toque el aparato.

Al día siguiente, para volver a peinarte, el mejor truco es pulverizar agua sobre la melena para reactivar el efecto de los productos aplicados y recuperar la definición del rizo.

Compartir

Dejar una respuesta